“Sé que usted tiene sueños de los que nada me dice. No los quiero conocer. Pero le digo una cosa: ¡vívalos todos, eríjales altares! […] Ya se verá si nosotros somos capaces de renovar el mundo. Pero debemos renovarlo en nosotros mismos, día a día. […] No hay que temer nada ni creer ilícito nada de lo que nos pide el alma” 

Demian, Hermann Hesse

 

2013 ha sido sin duda un año complicado a nivel político, social, de recorte de derechos, de vuelta a dogmas antiguos y represores.

Pero también ha sido un año donde la ciudadanía estamos re-aprendiendo a reaccionar, a defender nuestros derechos, a luchar por aquello que estimamos importante. Ha sido un año de aprendizajes, de sinergias, de lucha en común, de rechazo al individualismo y de cortes de mangas a la puesta en práctica política del divide y vencerás. Juntos/as sumamos y, sí, creo que SÍ SE PUEDE.

Tengo el convencimiento de que el cambio individual es también clave para el cambio social.

Sé que las personas que apuestan por conocerse, por saber qué quieren e ir a por ello y por buscar, en definitiva, su yo más excelente, son más felices y potentes a la hora de elegir qué tipo de vida quieren llevar, tanto ellas mismas como a nivel social y comunitario.

 ¿Por qué no empezar ahora a buscar esa excelencia? ¿Por qué no empezar a soñar?

Os invito en este fin de año a que tengáis un breve momento de reflexión para contestaros estas preguntas. Os recomiendo responderlas en un papel y guardarlo en un lugar donde lo podáis consultar de vez en cuando, ya que os servirá de guía para seguir caminando hacia esa vida que cada cual desea.

 

¿Cuáles han sido los acontecimientos/cambios más importantes en mi vida este año?

¿Qué nuevos aprendizajes he obtenido?

¿Qué habría podido hacer diferente?

¿Qué quiero conseguir en 2014 y qué me aportará conseguirlo?

¿Qué recursos internos y/o externos necesitaré?

 

¡FELIZ REFLEXIÓN Y FELIZ 2014!