Uno de los aprendizajes más crueles que recibimos las mujeres de la educación patriarcal es que hemos de competir entre nosotras porque somos “rivales” (especialmente, hemos de competir por la atención de los hombres y por ser escogidas por ellos). También aprendemos que no podemos confiar en otras mujeres ni en sus saberes.
.
De ahí nacen creencias limitadoras que tod@s hemos escuchado muchas veces como: “prefiero no trabajar con equipos de mujeres, ¡son unas chismosas y muy complicadas!” o “los niños son más noblotes que las niñas, ¿ves? ellas son más retorcidas y menos de fiar”…
 
¿Qué tal sería darle la vuelta a esto? Generar nuevas creencias y nuevas realidades como éstas:
 
>> Unidas somos más fuertes y más sabias
>> Las mujeres podemos ser compañeras y apoyarnos
>> Los saberes de las mujeres son valiosos
>> Las mujeres somos diversas y creer, por ejemplo, que todas somos chismosas es una generalización falsa y una trampa (¡como todas las generalizaciones y estereotipos!)
>> Apuesto por generar redes de mujeres desde la sororidad, en mi trabajo, mi familia, entre mis amistades y en los grupos en los que participo.
>> Podemos aprender a mirarnos de manera amorosa y con confianza.
 
No se trata de adoptar una posición esencialista y decir que todas las mujeres son buenas por naturaleza. Se trata de darnos cuenta que el patriarcado nos enseña a mirarnos con desconfianza y que eso es tirarnos piedras contra nuestro propio tejado.
 
¿Qué tal sería empezar a mirarnos desde el reconocimiento y la confianza y construir desde ahí? Somos muy valiosas, coño. Creámonoslo y apoyémonos. Juntas tenemos mucho que ganar.
 
#Sororidad
#DesterremosCreenciasLimitadoras
#HayBuenaVidaMasAllaDelPatriarcado
#SinPatriarcadoGanamosTodxs
#IGotLifeCoachingFeminista